Inicio » Alergias medioambientales » Alergia al sol en niños

Alergia al sol en niños

Con la llegada del verano, unos de los que más disfrutan de las buenas temperaturas y de las actividades al tiempo libre son los niñosAlergia al sol niños

Aunque proteger la piel es importante en durante todas las épocas del año, los efectos nocivos que los rayos de sol pueden tener sobre la piel de los más pequeños se acentúan en los meses estivales. Por ello, todos los especialistas recomiendan aumentar las precauciones en esta época del año, y especialmente en el caso de los niños y evitar así sufrir una reacción por alergia al sol.

¿Cómo saber si un niño es alérgico al sol?

No todas las reacciones que se dan en la piel tras una haber pasado un tiempo bajo los rayos del sol son reacciones alérgicas. Es importante distinguir entre la urticaria solar, provocada por la exposición al sol, pero que no es una reacción alérgica y la reacción alérgica por exposición solar.

Para saber si un niño es alérgico al sol el médico especialista deberá realizar el diagnóstico mediante una serie de pruebas que incluyen exposiciones controladas.

Síntomas de la alergia al sol en niños

Los síntomas de la alergia al sol más comunes son visibles en la piel al igual que ocurre con la mayoría de las alergias “ambientales”. Los síntomas más comunes para la uticaria solar incluyen enrojecimiento de la piel y aparición de granitos. Desaparecen a las pocas horas.

En el caso de las reacciones alérgicas por el sol se observa la aparición de quemaduras en la piel, sensación de quemazón, o incluso formación de ampollas. Suelen durar entre 1 y 2 semanas y es recomendable que las vea un profesional para aplicar el tratamiento oportuno.

Tratamiento de la alergia al sol en niños

El mejor tratamiento contra la alergia al sol es evitar la exposición. Sin embargo es recomendable seguir una serie de consejos:

– Evitar la exposición al sol durante las horas centrales del día y sobre todo utilizar crema solar de alta protección incluso en los días nublados.  La aplicación de la pantalla solar debe repetirse cada dos horas para reducir las posibilidades de sufrir una alergia al sol.

– Conocer el tipo de piel del niño y consultar con un especialista. Tener en cuenta que si el niño está tomando medicamentos, algunos pueden ser sensisibles a la luz solar y favorecer la aparición de una reacción alérgica.

– Usar prendas y sombreritos que protejan la piel del niño en las horas centrales del día.

Más información sobre la alergia al sol.